Archivos de la categoría ‘CÓMICS GAY’

CONSEJERO JUVENIL

agosto 13, 2009

NIÑOS HOT

   Para los muchachos todo es descubrimiento…

   El consejero del campamento tan sólo debía enseñar cómo enterraba la estaca para que los muchachos gritaran de gusto. Era bastante trabajo, porque después de que le encontraban el sabor, una y otra vez, o la estaca estaba bien enterrada, hasta el fondo, esos muchachos querían hacerlo a cada rato. Era grato ver a esos jovencitos todos enrojecidos y mojados mientras trabajaban al aire libre. Aunque a decir verdad, un buen palo enloquecía a cualquiera.

Julio César.

DEMOSTRACIÓN ESCOLAR

agosto 8, 2009

COMICS GAY

   Las clases de educación sexual eran de locura…

   -Ahhh… ahhh… -gemía todo sudoroso mientras la mano subía y bajaba sobre su falo, obligándolo a apretar el culo, oprimiendo el juguetito que despertaba ecos en sus entrañas. Era un chico hétero pero no puede dejar de pensar que tal vez… un güevo caliente, duro y vivo sería todavía mejor.

   -Y así es que se usan las bolas chinas. –termina tras él, Yamatashi, masturbándolo todavía. Sonriendo ante el atronador y excito aplauso de los compañeros de clases.

Julio César.

TRAMPA EN EL SALVAJE OESTE

julio 16, 2009

COWBOY GAY

   La trampa sale y el castigo se mete… duro.

   -¡Maldito tramposo! –brama furioso el Sheriff, armado y caliente… de ánimo, viendo regadas en el piso las cartas que el otro tenía en la manga.- Esto lo vas a pagar cowboy… te metiste al juego con trampas, ahora nosotros nos vamos a meter también. Y bien duro. –amenaza, sobándose, gozando ya el castigo que le darían al infractor.

   -Pila de capones… -grita enrojecido el joven.- ¡Ahhh…! –chilla en cuando el Sheriff mete la dura multa, arrugado el viril rostro, cerrando los ojos y apretando los dientes… disfrutándolo. Cada vez que lo descubrían le cobraban igual. Y le encantaba.- Hummm… -gimió cuando el otro cobró, esperando que quisieran darle también por su boca mentirosa. Sonríe para sí cuando también le dan de esa forma. Qué cretinos, ¡cayeron en su trampa!

Julio César.

NEGOCIACIÓN CALIENTE

mayo 24, 2009

COMICS GAY

   -Ahhh… ahhh… papi, déjamelo llenito de leche…

   -Entonces, cerebrito, ¿harás mi tarea de ahora en adelante y yo vendré a verte después de clase a recogerla y a recogerte duro y a fondo? –pregunta, empujando su güevote enorme, el joven capitán del equipo de rugby, dentro del intelectual.

   -Sí, sí… pero no te pares… -gimió, pensando, como todos los hombres, listos o no, con el güevo… con el güevo que le tenían bien clavado.

Julio César.

CONFESIONES

marzo 27, 2009

comics-very-gay

   Ese carajote llenaba su vida de amor.

 

   Cuando Rogelio le confesó, con temor, a ese tipo enorme, el tosco carpintero, que sospechaba ser gay, el carajo lo miró impresionado. La dulce y joven carita lo hizo estremecerse, pobre, ¡tan joven y con esas dudas! Así que rodeándole la cintura lo atrapó en sus brazos de oso, haciéndolo gemir de sorpresa. El tipo se puso duro, su tranca casi rasga el jeans, caliente, palpitando contra el muchacho que gemía y se frotaba. Los besos que el carajo le daba metiéndole hondo la lengua, los pellizcas a sus rosadas tetillas, y sus dedos hurgando en el lampiño y cerrado culito, fueron increíble. Rogelio se estremecía y chillaba… y eso que faltaba todavía un pedazo. Un pedazo enorme, grueso, nervudo, surcado de venas ardientes, que se frotó contra su rojo capullo, abriéndolo, enterrándoselo haciendo gemir. El tolete vino y fue, desflorándolo, haciéndolo jadear por más, que más hondo, que se lo metiera todo; y el hombre lo hizo, lo aferraba con sus manotas, le pellizcaba una mejilla, le rodeaba el cuello con su brazo mientras le mordía una orejita, sin dejar de cogerlo ni un segundo.

 

   -¿Te gusta así, bebé? ¿Te gusta, pequeño? –le susurraba ronco, totalmente caliente, amando como ese culito virgen le apretaba la verga.

 

   -Si, papá. –le gimió el muchacho a su progenitor.- Dame más, clávamelo duro. Lléname el culo con tu leche…

 

   -Está bien, mijo… -concedió, aumentando el ritmo, dispuesto a llenarlo del esperma de donde un día salió.

 

Julio César.

VIGILANCIA CITADINA

marzo 3, 2009

garrote-para-chicos-malos

   -¡Todo, deme todo lo que me merezco…!

 

   El crimen en las calles del Japón alcanzaba límites dantescos, en tan sólo un mes habían robado dos autos en Tokio. La policía andaba tras las pandillas, jóvenes gañanes a quienes metían en cintura… en cualquier callejón oscuro, aferrándolos por las jóvenes carnes, mientras le dan garrote del duro y bueno, una y otra vez, metiéndoselo bien adentro, aplastándolo con la fuerza de sus embestidas. Esos troncos casi exageradamente gruesos, calientes, nervudos y babeantes, los castigaban dónde era. Y esos niñatos gritaban, ahora sí, al ser detenidos y sometidos a la autoridad, mientras sus culitos apretados, amarillentos rosa, lampiños, recibían el enorme y tieso castigo.

 

   -Hummm… sí, he sido malo, oficial, deme garrote, deme más para ver si aprendo… -gime el joven, y grita con un garrotazo especialmente fuerte y violento, que lo ensarta casi desgarrándolo y quemándolo.

 

   -No lo sé, muchacho, casi todas las noches te damos palo y sigues igual. Hace dos días te dimos entre dos. Pero para eso estamos, para dar palo a los carajitos culi alegres como tú hasta que aprendan. –es la seca respuesta, que viene acompañada de una cogida que casi batuquea al chico contra las escaleras… encantándolo.

 

Julio César.

LOS JÓVENES APRENDEN

agosto 10, 2008

   En cuanto tuvo la edad se montó sobre el caballo.

 

   -Hummm… -jadeó contenido al sentir el roce del calzoncillo enrollado contra la raja de su joven culo.

 

   -Lo sientes rico, ¿verdad, carajito? Pues no es todo lo que puedo meterte. Cuando te cepille ese culito con mi verga dura, caliente y gruesa, vas a quedar viendo estrellas. El vuelo está por terminar y la gente va a comenzar a despertar, ¿lo quieres ya?

 

   -Si, tío Andrés, clávamelo todo antes de que papá despierte…

 

Julio César.

ESBIRRO Y REBELDE

julio 31, 2008

   Comenzó como revisión y ya parecía amor…

 

   -Hummm… -se le escapó, a pesar de estar molesto al sentirse invadido… y caliente por eso.

 

   -Ah, ya jadeas, rebelde. Ahora vas a conocer todo el peso y fuerza de la ley. –le gruñe el agente del Orden, aferrándolo mientras le abría las nalgas nuevamente, pero ya no revisando en busca de armas, sino metiéndole el güevo, uno que era enorme y grueso, en las entrañas.- Si no tienes papeles, te sometes… -le recuerda, sonriente.

 

   -¡Esto es abuso y tiranía! –jadeó con la boca abierta, apretando esa barra caliente con ganas. En aquel mundo post apocalíptico donde una férrea dictadura militar se alzó sometiendo a todo el mundo, un grupito luchaba por la libertad, aunque el joven reconocía que la mano dura de la Ley no estaba tan mal.- Dios, que rico…

 

   -Desde que te vi supe que eras un amante de los güevos gubernamentales, te mojaste por dentro imaginándola, ¿no?

 

   -¡Maldito desgraciado! –ruge.

 

   -¿Quieres que te la meta poniéndote en cuatro? Seguro que te encanta que te la claven así, ¿verdad? Seguro que todos los rebeldes ya te la han metido así, llamándote perrita…

 

   -¡Okay! –jadeó decidido… Ya mañana lucharía.

 

Julio César.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.