ALBERTICO NOLIA CONTRA YONCITO GOICOCHEA, OTRA VEZ…

   Se lo tenía en la mira…

 

   La pluma más vieja a sueldo del Gobierno, que no más sabía, Alberto Nolia, vuelve por sus fueros atacando a una de sus víctimas dilecta: Yon Goicoechea. Se ve que tiene unas ganas locas de hincarle el diente. Creo que el joven ya tiene más de 21, puede intentarlo sin ser acusado de aberrado (guacalá, uno se lo imagina salivando cuando lo ve). Cosa de pocos días atrás, el Gobierno le ordenó al Tribunal Supremo que legalizara una violenta, forzada y repetida violación a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, algunos dirán que con semejante nombre se lo andaba buscando, pero ese no es el punto; que la Constitución del 99 sea una pobre loquita deficiente no es motivo para que sea violada así. La dichosa violación termina por confiscar las pocas libertades  y garantías civiles que quedaban; el Gobierno puede, si le da la gana, disponer sin tener que dar explicaciones o esperar el veredicto de un juicio de los  bienes de todos y cada uno de lo venezolanos. Debe ser por esto que Lula da Silva y doña Cristina K andan como locos para que sus congresos aceleran la entrada de Venezuela a MERCOSUR antes de que la sangre llegue al río. Lo que pase después ni les interesa ni es asunto suyo. El caso es que la violación pública, con Luisa Estela de Morales, riendo, sosteniéndola por un brazo, la Procuradora General de la República por la otra, y la fiscal Luisa Ortega abriéndole las piernas, produjo tanto asco e indignación que medio país se pronunció. Yon, una tarde de protestas y contención violenta, dijo que jóvenes y estudiantes no dejarían eso así, que saldrían a levantar el país. El viejo, pero caliente, Alberto Nolia salió a gritar que el joven llamaba a la violencia, que seguramente cubrirían el país de anarquía y llamas. Este anciano tartajeante, si ninguna vergüenza o pudor, no se detiene ni por un minuto a pensar en sí todo este cuadro de rebeldía no será producto de la pública violación. Pero no sé, para mí es que le tiene demasiadas ganas al muchacho.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: