IZARRA, CHAVEZ, RUSIA Y LOS DOS AVIONES… OTRO “MAL ENTENDIDO”

   …no, seguro conspiro yo.

 

   De verdad no entiendo cómo a William Izarra no le ha dado ya un infarto de tantas calenturas que le hacen pasar. Ni entiendo tanta maldad para hacerlo sufrir, ¿acaso no es suficiente tener que dar la cara por tantos fenómenos, errores, trácalas y corruptelas como para que también lo fastidien desde el propio Gobierno? La gira del presidente Hugo Chávez a Rusia, buscando amor repartiendo… plata, anunciada como el mejor trato hecho desde que los indios cambiaron oro y perlas por espejitos, o fuera de nuestras fronteras, desde el niño aquel que cambió la vaca por frijoles, no entusiasmó al pueblo. La verdad es que la gente en la cola de los hospitales, o la cola para comprar un kilo de esto o aquello, malagradecido como ellos solos, no supieron apreciarlo en toda su extensión. ¿Acaso no entienden que el viaje fue largo y al presidente podía habérsele dormido una nalga o darle un calambre en una pierna? Ah, no, la gente no ve eso, sólo piensan: ya va a gastar un realero que nosotros necesitamos para comprar comida y dejar de pasar hambre. Qué elementalidad, ¿cómo se hace la revolución de izquierda con gente así?

 

   Dos comentarios llegaron a Venezuela con la velocidad que se desparrama un mal viento en una fiesta: gastarán 30 mil millones de dólares en armas (¿qué irán a comprar? ¿El Santo Grial?; no se crean, ahorita lo embaucan y se lo trae… con un certificado escrito) y que el hombre ofrecía (no se lo pidieron, ni siquiera eso, salió a darlo solito) el territorio nacional para que se instalara una base rusa. Izarra chilló pelando los ojos, temblándole la calva, apretando la boquita como un fondillito malo, que nada de eso era cierto, que todo no era más que parte de una intriga internacional (los iluminati o los judíos, no lo dijo pero seguro lo piensa), repetido aquí por los vende patria de siempre. Claro, que saliera publicado en la prensa rusa no le dijo nada, no iba a regañar a los rusos antes de que le dieran permiso, aquí no se mueve una hoja sin que el amo lo ordene. Era más simple tomarla con los medios nacionales. Ahora sabemos que Chávez alegó que la prensa rusa lo malinterpretó, tergiversando sus declaraciones. Claro, ante preguntas como “pero ¿cuánto es que va a gastar en armas?”, no respondió directamente sino que alegó: “¿cuántas veces en un siglo mueve sus alas el colibrí?”, ¿no iban a malinterpretarlo? Y qué broma que siempre lo entienden mal, que habilidad para no ser comprendido, ya uno comienza a sospechar que es que no sabe lo que dice.

 

   En verdad no creí que haya dicho todo lo que dicen que dijo. No creo que piense gastar más de 20 mil millones de dólares en armas, vienen elecciones importantes en Venezuela y serán necesarias para encarar a los venezolanos. Tampoco creí lo de la base rusa, porque sabe que dicha mudanza tendría que pagarla él, que seguramente le gustaría hacerlo, pero el flujo de caja anda mal, y así Colombia tendría la excusa para ceder terreno a una base norteamericana, ¡y Chávez le tiene tanto miedo a eso! Imaginarse que vienen a llevárselo metiéndolo en un saco como un gato cualquiera, como se llevaron a Noriega, mientras todo el mundo silba y mira para otro lado pensando “ya vamos a salir de este”, le quita el sueño. Creí que era eso, mala interpretación. Seguramente viéndose rodeado por la prensa rusa, Chávez se animó y pensó: “voy a afocarlos hablando en ruso”; seguramente barbotó algo, pero sabrá Dios qué fue lo que dijo, y la prensa rusa anotó lo que entendió. Seguramente dijo algo gracioso como: ¿dónde está el hijo de Putin? O invitó a una misión militar para una caimanera de béisbol en una cancha deportiva dentro de Fuerte Tiuna, pero como su ruso no es tan fluido, lo mal interpretaron. Cosa simple que pasa siempre, siempre lo mal interpretan, como cuando dijo que Venezuela no era enemiga de la guerrilla colombiana y quería para está el estatus de grupo beligerante… pero luego gritó que el no apoyaba a la guerrilla, que eran inventos de la prensa controlada por el Imperio, que él no dijo lo que dijo. Es que no lo entienden, pobrecito…

 

   El caso es que los aviones están aquí, y sí se habló de dicha entrega del territorio nacional aunque es un delito penado. Es decir, y cuesta creerlo en un hombre tan serio y decente, que nos mintió. Dios, y el mundo sigue girando…

 

Julio César.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: