COSAS DEL MATRIMONIO

   -Querida, fue tu culpa… no dejaste nada de comer.

 

   -¡Andrés! –gritó Rita, entrando y mirando el espectáculo.

 

   -Ay, cuidado con esos dientes…

 

   -Uggg… ¡Rita! –tembló, con la saliva chorreándole por las mejillas y barbilla… por la sorpresa.- No es lo que crees, yo sólo…

 

   -Cállate y dile a tu amigo que se vaya. –ordena molesta. Su madre tenía razón: con su marido no quería amigos.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: