LA OFERTA EXCITANTE

   “Huy, se ve llenita…”

 

   -Ande, déjeme. Me meto y nadie se da cuenta.

 

   -No, señor, ya le dije. No sé quién es usted y no voy a dejar que me mame el güevo en esta piscina donde cualquiera podría vernos.

 

   -Oh, vamos, señor. Oí cuando le reclamaba a su mujer que no le gustaba mamar. A mí me encanta; y le aseguro, caballero, que cuando me la trague, apretándosela, chupándosela con mi garganta y sobándosela con mi lengua, se va a correr de puro gusto. Me va a dejar la boca llena de semen. Ya la tiene medio dura, la veo desde aquí.

 

   -Yo… yo… bueno, chúpeme el güevo. –se rinde para salir de eso, era mejor que discutir.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: