ALBERTO CASTELAR Y LOS AUTOCORRUS…

hombre-en-tanga1

   -Ven y toma lo tuyo.

 

   No lo entiendo, ¿acaso no hay un alma caritativa que les diga que mientras se muevan a dos niveles, dándole con furia a dos lados de forma distinta, nadie les va a hacer caso? Ahora el desconocido diputado Alberto Cautelar (jamás una ley sensata o beneficiosa ha salido de su mente, por eso nadie sabe quién carajos es) acusa a Manuel Rosales, a quién (oh, ¡coincidencia más grande caballero!), le descubren ahora un acto de corrupción en cualquier cosa, de que le ‘regaló’ una camioneta a su compadre. ¿Un mandatario regalando vainas? Pero ¿dónde se ha visto eso? ¡Fin de mundo!, gritan y lloran los chavistas en la Asamblea y VTV, enfundados en sus batolas como viejas en una opera. Al parecer la fulana camioneta es un carro de segunda mano de las rechazadas después de un tiempo por la Policía del Estado, y el fulano compadre es comandante de esa policía y la utiliza de forma oficial como vehiculo de trabajo. Sin embargo a ellos, a esos honestísimos señores que todavía no han respondido en dónde o cómo desaparecieron del país seiscientos mil millones de dólares en tan sólo diez años (y les revienta que se los recuerden), les parece una monstruosidad. ¿Un vehículo retirado de circulación utilizado en asuntos policiales? ¿Dónde se ha visto tal cosa?

 

   Para comprender tal histeria oficialista debe entenderse que la lógica revolucionaria de izquierda es aquella de quitarle a las policías, por ejemplo, en Petare, hueco en donde cada fin de semana matan alrededor de veinte personas, todas las armas, en la creencia de que pueden combatir o al menos contener al hampa gritándoles malas palabras, o rezando. ¿Qué eso condene a morir a una decena o más de venezolanos humildes?, eso es algo que les tiene sin cuidado, ¡para esos son gente de izquierda, coño! Pero, por el otro lado, el señor Alberto Castelar se molesta cuando la prensa le pregunta por qué darle esa camioneta a un jefe policial para que se traslade en ella es un delito tan terrible que lo hace ir desnudo por las calles, los ojos llameantes de cólera divina, con el cabello levantado en puntas y haciéndose llamar el beato Beto, pero no se dice nada de la flota de camionetas blindas y nuevecitas que Hugo Chávez le envía a su patiño Evo morales en Bolivia. Y vamos a estar claros, lo que sea que Evo le da cuando están juntos no es asunto de nadie (amistad, ¿eh?), pero de ahí a reglarle todo lo que pida por esa boquita es como demasiado (Dios, ojalá el hombre ese se casara, ya que este, nada).

 

   Y cómo se indigna este señor, Alberto Castelar, cuando le salen con tan malvada pregunta, y sólo atina a decir que ya comenzaron como voceros de la casa blanca, como perros del imperio, y que tal cosa no es lo mismo. ¡Claro que no! Una camioneta de segunda contra una flota nuevecita de costosos vehículos no puede costar lo mismo. Eso lo sabemos, diputado, y la gente en las calles lo percibe digan lo que digan; y ese es precisamente el daño que se hacen cada vez que abren la boca y meten la pata. Uno va a terminar pensando que por esos hocicos son capaces de meter cualquier vaina, por grande que sea. Pero hablando en serio, cosa que la Asamblea Nacional se niega a hacer, casi con gritos de dementes cuando les exigen explicaciones, ¿es legal que el presidente de un país regale del patrimonio público lo que no es suyo para satisfacerle los caprichos a un amiguito, con un dinero que es de todo los venezolanos para mejorar la vida de los venezolanos? ¿No debió pedir permiso y gestionarse eso de otra forma? ¿Acaso no es corrupción simple y llanamente? Aparentemente no, esos códigos de ética y decencia únicamente pueden aplicarse a los gobernantes demócratas, o a la derecha, los socialistas pueden hacer lo que les de la gana porque si alguien dice algo o es un desestabilizador, un conspirador o un enemigo de gobiernos populares. Pobre país, lo único que alegra un poco es saber, y que me perdonen mis amigos, que a Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Cuba no les irá mejor. Y que el mismo Álvaro Uribe Vélez comienza a pagar ahora su mano floja con este régimen. Aún falta Brasil, pero también les llegará. Ahhh… eso me hace sentir un poco mejor.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: