NOCHE DE BODAS

carino-de-hombres

   Y sí, recordaría luego, lo desvirgó…

 

   Andrés y Mariano, amigos del alma desde que comenzaron el bachillerato, al fin habían decidido unir sus vidas a las novias de toda la vida, chicas guapas, sensuales y buenas que conocieron en la universidad. Como eran amigos, y por ahorrar gastos, se casaron las dos parejas el mismo día y fueron al mismo hotel playero para esa primera noche. El problema fue que tomaron demasiado, y mientras las chicas cayeron inconciente en alguna parte, los dos amigos que tanto se querían entraron en una cama, y quién sabe en qué pensaban, pero hubo noche de bodas… Fue fogosa y apasionada, Andrés mordió en su hombro mientras lo cabalgaba una y otra vez, metiéndole ese güevo bien hondo, mientras Mariano gemía de gozo, casi llorando, pidiéndole más; fue tanto que aún descansan. ¿Un secreto? Después del shock, y recriminaciones, Andrés y Mariano se dieron otro rapidito, y ambos descubrieron nuevos sabores al paladar (gruñían mientras tomaban el cálido semen del otro), y celebraron, en años sucesivos, esa noche de pura leche y miel.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: