MANUEL ROSALES Y HUGO CHAVEZ… LA FISCALIA PUEDE ENMIENDARLA

hombre-en-banador

   -Es que lo quieren todo…

 

   Ante una parodia de interpelaciones en la Asamblea Nacional (sí, esa), Manuel Rosales, ex gobernador del Zulia hoy alcalde de Maracaibo, encaró de forma frontal a sus ‘acusadores’. Del señor Leonett Canales se sabe que aunque hoy tiene billete, ayer no tenía ni donde vivir por lo que el Estado le entregó una pequeña parcela, propiedad del Instituto Agrario Nacional, es decir, que no era suya y por lo tanto no podía venderla… pero la vendió, y debe haber invertido en frijoles mágicos, porque ahora tiene real del bueno. De Mario Isea, lo dijo el propio Rosales, “recuerde que a usted lo sacaron del cargo donde estaba por averiguaciones de peculado y corrupción”. Y fueron estos dos ilustres venezolanos quienes lo enfrentaron, acusándolo con declaraciones largas e idiotas, sobretodo en lo referente a que una persona sin moral no podía dirigir ningún cargo público. ¡Y lo dijeron ellos! Tan extraviados estaban, que acusaron a Rosales del horrible crimen (para ellos tan decentes) de poseer, bajo diversos nombres, bastas extensiones de tierras, olvidando que escupían hacia Barinas y los Chávez Frías, la gente con más real y tierras en este país. Según ellos, la familia real, bienes legados por don Fernando Séptimo antes de la independencia, pero que sólo ahora lo descubren, como en cualquier telenovela.

 

   Bueno, de las risibles acusaciones rebatidas una a una por Rosales, este salió fortalecido ante la opinión pública, porque los muy tarados, seguramente creyendo que se la comerían (y a Rosales) lo transmitieron por televisión. No se veía una batuqueada tal desde que Patricia Poleo fue llamada a interpelación por el golpe de Estado dado por Lucas Rincón el once de abril de dos mil dos; cuando fue tal la fregada que la mujer le dio al piso de la Asamblea con sus interrogadores, que decidieron terminar su interpelación bruscamente. Madre mía, qué mal quedaron ese día. Retomando el hilo, la payasada de interpelación fue incapaz de presentar un papel, un título o una fotografía de las famosas tierras de Rosales. Es que ni siquiera una ubicación. Cuando se les preguntaba dónde estaban, hacían un gesto con la boca y decían ‘por ahí’. Sin embargo, la orden tajante lanzada por Hugo Chávez a través de la televisión era que él lo quería preso. Como fuera. Que hicieran como pudieran, que se inventaran lo que hiciera falta, pero lo quería preso. Y preso ya.

 

   La Fiscalía General de la República, apéndice dilecto de Miraflores (ah, cuánto daño hace la gente falta de probidad), ni corta ni perezosa citó en calidad de imputado a Manuel Rosales. Imagino que se extrañarán, ¿imputado y no como presunto indiciado? Se supone que la Fiscalía primero investiga, busca esas tierras, identifica a los testaferros, va a los bancos de dónde se sacó la plata para comprarlas y monta un expediente, y una vez con los pelos de la burra en la mano, actúan. Pues… no, nada de eso se hizo. Lo citaron en Caracas para, según las malas lenguas, que les de tiempo de buscar un juez complaciente mientras Rosales esté declarando, y que firme una orden de detención mientras aún rinde indagatoria. Lo quieren tras una celda antes de navidad, porque… Chávez lo quiere y lo exige. Es por ello que se le interroga en Caracas y no en el Zulia, donde los zulianos podrían tener algo que decir al respecto. Pero no se crean, las acusaciones están basadas en hechos comprobables muy sólidos, como las tierras ubicadas en Nunca Jamás, o la camioneta del año noventa que el ex gobernador le regaló a un compadre… jefe de la policía del estado para que se movilizara con sus credenciales en labores de investigación. ¡Qué cosa tan aberrante!

 

   Por mi parte, no me hago ilusiones. Con las instituciones secuestradas unas, postradas otras, el presidente Chávez hará lo que quiera. Pero cuando a Rosales lo detengan por esos cargos horribles dignos de ser juzgados de lesa humanidad, quedará abierta la puerta para… ta ta ta tan… una enmienda. Chávez desea que para febrero, marzo más tardar, y antes de la menguante, se pronuncie el pueblo sobre sí lo quiere gobernando para siempre o no; yo creo que, sirviendo a una mejor justicia, se podría aprovechar de meter otra pregunta en dicha consulta, que va a costar un realero mayor que la del 2007. Algo como: ¿Está de acuerdo que todo el que halla regalado algo del erario público como si fuera suyo de su propiedad debe ir inmediatamente preso y perder todos sus privilegios políticos? Creo que nuestra democracia ‘participativa y protagónica’ puede tener mucho que decirle a nuestra dirigencia. Tanto al Ejecutivo y la Asamblea, como al Tribunal Supremo.

 

   Tan sólo hay que esperar que la Fiscalía cierre el nudo alrededor del cuello de Manuel Rosales… y ahorcar con él la Presidencia de la república. Después de todo, corrupción es corrupción, corrupto es corrupto y cárcel es cárcel, ¿o no, señora Fiscal General de la República señora Luisa Ortega Díaz? Yo dejaría que todo terminara como Chávez quiere, por ahora… ya viene el referéndum y entonces podremos saber si queremos a todo el que regala lo que no es suyo preso o no.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: