HUGO CHÁVEZ Y LOS ENEMIGOS INTERNOS: TARECK AL ASSAIME, ¿VINO O LO TRAJERON?

   Con razón el Presidente no duerme de noche y todo se le va en fumar y tomar café, sin cantar ni reír, ¿cómo hacerlo rodeado de esa gente tan corriente que hasta toques da? Es increíble que el pobre hombre se vea necesitado de llamar a esa gente que ni ayuda ni presta la batea (quedándose callados al menos). Se supone que este hombre joven, Tareck Al Assaime, por joven, debía tener alguna capacidad, al menos una forma ‘nueva’ de ver las cosas, pero nada. Colocado por el Presidente como ministro de la seguridad, al grito de la gente exigiendo seguridad y justicia para los asesinados por el hampa, él no responde con nada mejor que encaratándolo todo, enfureciendo al pueblo que oye sus declaraciones, a la madre que todavía llora a su muchacho de 18 a quien matan como un perro en el suelo para robarle una motocicleta vieja. Sé que muchos dirán, bueno, él habla así porque odia a Chávez y al chavismo desde el noventa y nueva (y es cierto, yo le agarré idea a esa gente antes de que se pusiera de moda), pero tengo razones objetivas, incluso sobre este joven de rostro y actitud desagradable. ¿Que de qué hablo?

 

   Hace poco menos de dos semanas en el estado Táchira, se escenificó una encarnizada lucha entre estudiantes y agentes del orden público, y una gran cantidad de estudiantes fueron detenidos por: “instigar al odio, llamar a la violencia y provocar zozobra pública”, con sus gritos y manos pintadas de blanco y al grito de “no, es no”. Mientras tanto, un reducido grupo de irregulares infiltrados en otra protesta, fueron detenidos y entregados a las autoridades. El grupito respondía a las directrices de La Piedrita, un ente paramilitar por ahora, y se les detuvo. Dentro del montón encontraron dos motocicletas que ‘desaparecieron’ de la Alcaldía Mayor, un arma solicitada y dos de los detenidos tenían antecedentes penales. Tal fue el escándalo que, salomónicamente, se le echó tierrita al asunto y soltaron a todo el mundo, a estudiantes y piedreros. Bola, era mejor dejar eso así.

 

   Ah, pero los malvados medios de comunicación no lo dejaron así, y hablaban de las infiltraciones de grupos criminales en las protestas estudiantiles que buscaban la violencia; ¿saben qué dijo el Ministro de Relaciones Interiores y de Justicia, señor Tareck Al Assaime (¡él, fue él!, no venga ahora a decir que era un doble puesto por la oposición)?: qué cómo era posible esa manipulación mediática y distorsionada, que a los estudiantes los trataban de una manera y a los integrantes de La Piedrita de otra, tachándolos de delincuentes. Así lo dijo, con todas sus palabras. No le invento nada, casi lo cito al detalle. Uno estaba realmente boquiabierto, ¿Que cómo se trataba a unos y otros de forma distinta? Señor, a menos que tenga una fuga cerebral, no puede comparar a jóvenes que marchan y gritan sin armas, sin capuchas, en franelas y con las manos pintadas de blanco (por mucho que los odie, señor ministro) con gente que tiene antecedentes penales y armas solicitadas. Comenzando porque portaban armas en dicha refriega. Y en esa incapacidad de entender la diferencia entre lo permitido y lo que no, lo delictivo de lo que no, es que hay que buscar las razones de su fenomenal fracaso como ministro de la seguridad. La gente que baña con su sangre las calles y avenidas de Venezuela no tenían salvación, para ellos no había alternativa como no fuera morir lamentable y miserablemente, únicamente la muerte les quedaba, por que quien debía estar diseñando políticas de seguridad, de ver cómo combate a los delincuentes, no sabe la diferencia entre una cosa y la otra, ¿qué más puede salir de ese pobre, patético e infeliz funcionario?

 

   El problema es que su incapacidad afecta directamente, en este momento tan inoportuno, la imagen del Presidente de la República. Ha pasado mucho desde que la gente dejó de repetir aquella tontería de que “pobrecito Chávez, él no sabe lo que hacen sus ayudantes”. La gente comienza a entender, o creer, que sí tiene responsabilidad, que o no sabe elegir a nadie que sirva, o no quiere elegir a nadie que sepa para que no le hagan sombra como líder único. Cosa que es mala porque ¿quién lo va a querer mandando para siempre rodeado de gente como Tareck Al Assaime? Y uno se pregunta, ¿de dónde salió ese sujeto? Es obvio que está ahí para dañar a Chávez, pero ¿quién lo llevó, o es que vino solito, no será un ahijado de Bush? Obligatorio es preguntarse también ¿pero es que el Gobierno no cuenta con nadie que lo medio oriente? Mandinga (no queda otra explicación) labora tiempo extra en Miraflores, y como siempre, trabaja para joder a quien lo busca.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: