HEATH LEDGER, PALABRAS DEL CORAZÓN

   Increíble, ya ha pasado un año. Aquí les dejo, en palabras de otros, las cosas que quise decir en esos días:

el-amado-heath-ledger

   Hasta siempre, muchacho de Australia…

Heath, was a friend of mine…

No debería tener que explicar, simplemente escribir: se ha ido. Se ha ido y estaba solo, y estaba deprimido, y su hija estaba lejos. Se marchó tal vez sin saber que era la última vez que sus ojos se cerraban, sin saber que con su muerte dejaba tras de sí, una cadena interminable de dolor y desconsuelo.

Heath era un miembro más de mi familia, el hermano que nació en Australia, vive en Estados Unidos y es famoso. Ese que te llena de orgullo cuando aparece en pantalla y te sonríes por ese lazo secreto que los une.

Mientras yo llenaba bases de datos, Heath moría y se transformaba en leyenda; mientras yo miraba el timbre de FALLECIDO hasta desgastarlo, dos hombres lo subían a una ambulancia como si trasladaran mercadería.

Mientras lloraba sin consuelo, la montaña se volvió un río, se hizo de noche y el suelo se llenó de estrellas…

Heath Ledger, deja que te acompañe estas horas…déjame frotar tus manos frías, acariciar tu frente, Heath te juro…ya nunca más volverás a estar solo.

Girasoles para Heath

 

¿Qué te puedo decir, mi Heath, mi Ennis, mi Corazón de Caballero, mi rubio adorado, mi príncipe australiano?.

No preguntaré por qué, ni cómo ni cuándo… solo te diré hasta siempre, porque siempre estarás aquí, guardado en mi corazón, como has estado tantos años desde que te conocí…

Solo quisiera que mi cariño te hubiera servido de algo, que el de tanta gente que te quiso y que siempre te querrá hubiera podido ser refugio, consuelo en los momentos tristes, cobija que calienta el alma y un whisky para tu corazón….

Adiós Heath querido, como quisiera haber dejado este mundo sin pronunciar esta frase jamás, pero adiós, mi corazón, porque a un amigo no se le niega jamás ni una despedida, ni un saludo, ni un abrazo.

Aunque el corazo me duela como nunca antes dolió jamás, toda la vida le daré gracias a Dios del placer de haberte conocido, tal vez no en todas esas facetas tuyas que debieron ser tan grandiosas, pero si como artista, como actor, como alguien que le prestó su cuerpo y su alma al verdadero amor en nombre de Ennis del Mar.

Nos vemos en la Montaña, allí te buscaré siempre cuando baje el sol, sentado al lado de la fogata, rodeado de caballos, de hermosos pinos, pero nunca más triste y jamás falto de calor.

Adiós Heath querido, mi joven y guapo por siempre, mi rubio favorito, es lindo quererte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: