ROGANDO Y DANDO

cosita-rica

   Era un flojo, pero… tenía sus cualidades.

 

   -Jefecito, por favor, no me bote, cesecito el trabajo. Ando mamando y sin esta entrada de dinero, me las voy a ver muy duras. Sólo tengo esta entrada… –me dijo con su vocecita dulce, sorprendiéndome al entrar al almacén, asombrándome más cuando con un dedo me señaló su entrada, metiéndolo un poco. ¡Qué rico debía ser tantear esa entrada!, pensé.

 

   Y aunque estaba muy molesto con él, algo en su postura me enterneció. Sí, las cosas estaban mal y era un buen chico, así que eso de andar mamando (terminé haciéndolo yo dentro de esos cacheticos), me decidió. Todo el mundo dice que abusan de mí porque soy blando de carácter, pero en ese momento el que estaba bien duro era yo.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: