EL SAVADOR, MAL TE VEO

tony-saca

   -No es mi culpa, soy un político más…

 

   Cuantas vueltas da el mundo. Y qué ironía. Lo que no logró la mortandad desatada por la demencia de Fidel Castro sobre El Salvador, que costó tanto dolor en muertes, desapariciones y violencia, se alcanzará ahora: que la antigua guerrilla, el Frente Farabundo Martí, alcance el poder, para, como se hizo en Venezuela, Bolivia y Nicaragua, entregarla en bandeja de plata a la complacencia del pedestre tirano, a quien sin embargo deseo que el Diablo le de mucho tiempo más de vida para que vea estallar frente a sus ojos todo lo que hizo. Uno lo imagina riéndose de gusto al ver el desastre en Venezuela y Nicaragua, diciendo, como el antiguo Tiberio ungiendo a Calígula: “Es lo que merecen, a gente peor que yo”.

 

   Por su historial de sufrimiento, me habría gustado que la nación del Centro no llegara a esos extremos, pero es algo que se fueron ganando paso a paso. Como aquí, como en Bolivia, prefirieron no ver lo que sucedía y pusieron sus esperanzas en gente que ya lleva tiempo mostrando de lo que son capaces. Ojalá no le toque a la gente decente presenciar lo que se vio aquí en Venezuela, donde en impudicia antihistórica, se fue a las playas donde desembarcaron los cubanos para matar a venezolanos, a celebrarlo, en Machurucuto, a levantarles estatuas y rendirle honores a la bota insolente que trajo su miseria y dolor. Pero… y que me perdonen los salvadoreños, esto era de esperar.

 

   Hace siete años, dos venezolanos inocentes, injustamente perseguidos, llegaron a tierras salvadoreñas (la embajada en Caracas) buscando ayuda, pidiendo auxilio. En Venezuela se les perseguía por crímenes que el mundo entero vio fueron cometidos por ellos mismos, por los pistoleros de Llaguno que mataban desde puentes y azoteas. A esos muertos, cuyos autores materiales fueron vistos por todos, se les cambió la historia. No, no eran quienes disparaban quienes los mataron, eran los directivos de la antigua Policía Metropolitana, Henry Vivas y Lázaro Forero, quienes los asesinaron. Pues bien, Forero y Vivas intentaron el auxilio de la pequeña nación salvadoreña, contando con que su pasado de dolor y de injusticia, la haría receptiva… pero se equivocaron. Tony Saca, presidente de El Salvador, ordenó detenerlos y entregarlos a sus verdugos. Ni siquiera permitió que escaparan a otro lado; no, los entregó, lavándose las manos por la suerte de ambos, deseando quedar bien y calmar las iras del basilisco.

 

   Cuando voces se alzaron para advertirle que era entregarlos al martirio en un país sin instituciones donde serían víctimas de un regimenes vengativo y sin frenos, dijo que no, que él (ÉL) personalmente se haría responsable de vigilar el proceso. Llegó al colmo de la ignominia y la falsedad de fingir reunirse con un grupo oscuro de naciones que aseguraron que sí, que ellos serían garante del proceso penal. Lo más lamentable fue que hubo quienes lo creyeron. Siete años después, esos dos hombres continúan presos, junto a ocho policías metropolitanos más. Sin una sentencia. ¿Cuál fue el crimen? Que el mundo vio los muertos, presenció como los asesinos fueron absueltos en tres meses (no en siete años) y elevados al status de héroes patrios, por lo tanto había que buscar a quien atribuirle los caídos para que Lula da Silva, Rodríguez Zapatero y la señora Bachelet (que no puede ver a un militar gritando porque se emociona) se sintieran cómodos en su apoyo al autócrata. Y la culpa cayó sobre Henry Vivas porque era el jefe de la policía en tiempos de Alfredo peña, un chavista que los ‘traicionó’. En Forero, porque cuando le ordenaron ir contra Vivas, interviniendo y fracturando a la Metropolitana, este, llorando en televisión, se negó y pidió excusas por haber prestado oídos a semejantes planteamientos.

 

   ¿Cuál es la culpa de los ocho metropolitanos? Que se negaron a implicar a gente inocente como dadores de órdenes asesinas. Cuando uno oye eso, se asombra, ¿cuántos no habrían dicho hasta lo que no era para salir libres? Tony Saca seguramente lo habría hecho. Hay quienes gritan, Rodríguez Zapatero, los congresos argentino y uruguayo (que a la vista de los reales se les hace agua la boca), la embajada de Francia en Venezuela (oh la la, Francia, tú que sólo apoyas los derechos humanos de ricos y famosos), que esos son reos comunes contra quienes pesa una denuncia. Claro, ni por un momento se detiene a pensar de que a pesar de llevar el juicio siete años, que jueces, fiscales y policías que investigaron son chavistas (descaradamente chavistas), han podido encontrar algo para condenarlos. Teniendo todo, todo, a su favor, no puede lanzar una acusación que se sostenga. Mientras tanto están presos, vejados, perdiendo años de sus vidas. ¿Qué puede sentir quien tenía hijos de cinco, tres o un añito después de tanto tiempo? ¿Quién le regresará su vida? ¿Tony Saca, el impúdico cobarde que los entregó?

 

   Ahora el futuro se ensombrece sobre El Salvador, una vez más; tal vez sea cierta la condena bíblica: la culpa del padre la heredarán sus hijos. El crimen de ese sucio mentiroso (ni siquiera medró del venezolano como otros, su entrega cobarde fue por miedo), recaerá sobre la pequeña nación. Cosas de la vida, se dice que aquí se hace y aquí se paga. Ojalá a Tony Saca le vaya bien después y que no le toque ver persecuciones en juicios ilegales con instituciones entregadas, constituciones violadas y remendadas, y el caos destrozando el país que gente más seria y responsable que él, intentaron crear. Ojalá no tenga que salir huyendo de una justicia al servicio del hombre fuerte… porque yo seré el primero que grite: “entréguenlo y hagámonos garante de su proceso”.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: