ESTRAGOS HOLLIWOOLENSES

   Definitivamente los norteamericanos, en promedio, no envejecen muy bien. Hace tiempo sintonizando un programa sobre los cien peores momentos de famosos me tocó ver a dos estrellas que admiro como si acabaran de ser vomitados del infierno. A Cybill Shepard, la hermosa, elegante y seductora Maddy de Luz de Luna (MOONLIGHTING), arrugada, gordita, despeinada y con una mueca de quien va a cobrarle a una tipa en el mercado el coquetearle a su marido. Se veía fatal. No había envejecido, todos lo hacemos, y ahí están esas mujeres como la eterna Sofía Loren y la misma Catherine Fulop, quien por estos días apareció en unas fotografías de infarto. Se veía deteriorada. Y no me gustó. El otro era Nick Nolte, el catire duro de películas policíacas. En Cuarenta y Ocho Horas, la uno y la dos, estuvo genial. Un tipo rudo y hasta ruin. En la toma presentada lo reseñaban detenido por la policía al conducir a alta velocidad, comprobándose luego que estaba algo intoxicado (qué suerte tienen para que los agarren con una o dos copas de más). Estaba arrugado, con el cabello alzado como un cepillo que hubiera perdido varios dientes, demacrado y ojeroso. Uno se lo encuentra en un callejón, con esa facha, y tiene que alejarse obligatoriamente.

 

   De él se dijo, en ese programa, que era intolerable que lo pillaran así, que gente tan famosa debían huir de la policía con un maquillador al lado. El caso era que estaban fatal, pero se puede decir que son cosas del tiempo… Lo que no se justifica en la pinta que mostraba en una entrega de premios, hace tiempo también, ese muchacho de buena pinta, que también actúa bien, Josh Hartnett, el de Pearl Halborg, La caída del Halcón Negro y La Dalia Negra, donde lo hizo bien. Cuando le toca sabe imprimir sentimientos. Pues parecía un Cantinflas grande (y el genial Cantinflas cultivaba esa imagen para sus películas, el tipo de bigotillo algo descuidado). Esas cosas la gente se las perdona a Johnny Depp, y con todo es demasiado estrafalario. La verdad es que con una pinta como la de este sujeto, yo no me arriesgaría a parecer un fenómeno. A menos que estuviera preparándose para una película. Seguro que ese mujerón, Penélope Cruz, no lo conoció en ese momento.

josh-hartnett

   Es de imaginar que se aburre un poco, o que se siente tan confiado que se arriesga a llamar la atención dejando que hablen de lo extraño que se veía. Sabrá él, pero la verdad es que ha tenido mejores momentos.

josh-hartnett-hot

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: