HUGO CHÁVEZ Y EL SUPRA GOBERNADOR CAPITAL

calzoncillo-mojado

   Lo tenían todo listo para soltar la carga…

 

   Seguro que Chávez, de muchacho, se la pasaba mirando películas mexicanas, que son buenísimas (las viejas), gustándole especialmente aquello de: cuando no gana, arrebata. El haber perdido la Zona Capital, tener Miraflores, sede de su revolución maravillosa rodeada de gente ‘que lo odia y a su revolución’ es algo que le hizo saltar los tapones. Cómo gritó ese día… ¡la gente cercana, sus vecinos, no lo querían! Para colmo, gente como Antonio Ledezma, Carlos Ocariz y Capriles Radonsky, gobernador de Miranda, han resultado eficiente. Cosa que lo sorprendió, él imaginaba que todos eran ladrones incompetentes y aduladores como los que lo rodean, y cuando la gente comienza a ver que sí se puede hacer algo para resolver problemas, teme, porque ¡quién más incompetente! Ahora quieren montar una figura ‘legal’ por encima del Alcalde Metropolitano, el Coordinador de la Zona Capital… nombrado por él, ¡qué tal! Trina de rabia imaginando a Ledezma gobernando, y eso a pesar de las hordas lanzadas para entorpecer y saborear (ni por un segundo le pasa por la cabeza que sabotea a la gente común en sus problemas; o no le importa). Esa amenaza está allí, y del otro lado se patalea, pero faltan las bolas para llevar todo al plano que hace falta: Sí desconocen al Alcalde Metropolitano nombrando a otro por encima de él… no lo reconoceremos a él como Presidente de la República; sacaremos a Súmate a las calles y elegiremos a otro Presidente. Así de simple. Si lo que el pueblo elige no sirve porque el Presidente puede confiscar el deseo y voluntad electoral, también nosotros le retiraremos legitimidad. Se votará y se elegirá otro Presidente, uno que sí nos guste. O la ley es para todos, o no lo será para nadie. Así de sencillo tiene que plantearse la lucha. Pero es difícil que se plantee en esos términos. Cobardía y complicidad tácita siempre han minado a la oposición, de ahí que la única figura real de político continúa siendo Chávez. Nadie quiere, o se atreve, a enfrentarlo, ¿y quién va a elegir para nada a un cobarde?

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: