NIXÓN, CARMONA, ORTEGA, LAPI Y LA POLEO, TODOS SE ESCAPARON

   Ya está. Esto no puede ser coincidencia: el Gobierno no sirve ni para atormentar a sus presos políticos, aquellos que disienten de ellos. Claro, aún Hugo Chávez mantiene a decenas de presos políticos amparado en la Carta Democrática. Pero no a todos. Muchos se les escapan… después de que los ha agarrado y encerrado. Uno creía que era porque tal o cual ministro era chimbo, que amanecía con el bobo subido y se les escapaban todos. Pero no, es que ya se les han escapado tantos que hay que sospechar o que dentro de los cuerpos de represión queda una capa de decencia, callada, mimetizada, pero activa, que libera resortes que de tanto en tanto dejan que todo se sepa y alertan… o son idiotas de remate. Y sea cual sea el caso, ¿a qué régimen le sirve gente así? Veamos:

nixon-moreno

   Nixon Moreno, exitoso dirigente estudiantil que derrotó a Tarek Al Assaime en unas elecciones estudiantiles en Mérida a pesar de las interferencias del Tribunal Supremo en sentencia que decía que sí Nixon ganaba, eran ilegales, y el CNE (Dios, nada les resultó), fue acusado de intentar violar a una mujer policía durante unas protestas (tal vez lo confundieron con Daniel Ortega, el nicaragüense). Que la chica dijera que la atacó a una hora cuando el joven era atendido por unos médicos y que luego aclarara que no era cierto que la atacó, de nada ha valido; contra Nixon continuaba pendiente un juicio. Amparado por la Nunciatura Apostólica que le concedió asilo político, no pudo salir del país porque Hugo Chávez, pero sobretodo Tarek Al Assaime, se negaron; este llegó a llorar de furia ante el asilo, temeroso de que se le escapara. Y a pesar del anillo que mantiene vigilada la Nunciatura, Nixon desapareció. Ahora quieren enjuiciar al Nuncio, por cómplice, cómo si alguien hubiera pedido el enjuiciamiento de Chávez por la fuga de Valentín Santana, jefe del peligroso grupo terrorista La Piedrita.

carmona-estanga

   Pero ya había pasado antes. En el dos mil dos, intentando demostrar que Chávez no había renunciado a la presidencia, temblando de miedo y oculto bajo las sotanas del cardenal Velasco y de monseñor Porras, dicho en boca de Lucas Rincón, general tri soleado y héroe para la revolución, el Gobierno fue contra la cabeza visible del torpe interinato, Carmona Estanga, ese viejito que la chorreó aunque… parecía más presidente que el pobre Chávez que ni hablar sabe (al señor nada le impide soltar tamañas mentadas escatológicas donde sea, nadie le enseñó que frente a mujeres y niños, por ejemplo, no se podía). Al anciano jefe de FEDECAMARAS se le interpeló con fiereza, con dureza, frente a un llamado comité de la verdad, entelequia montada por la Asamblea Nacional que ni el chavista más acérrimo, creyó, y menos después de la batuqueada que la periodista Patricia Poleo le daría dos días después. Al anciano ni preguntas le hacían, eso era descalificación tras descalificación, pero era poco efectivo. La gente oyó a Lucas Rincón diciendo que por ordenar esas muertes, al Presidente se le solicitó la renuncia, la cual “aceptooó”; y se vio a los asesinos en puentes y azoteas matando a los marchistas. Sin embargo, controlada la fiscalía y los tribunales, Carmona Estanga sabía que estaba en la mala, y a pesar de estar custodiado por la DISIP, de alguna manera, el viejo se les escapó. Uno lo imagina escalando muros, saltando contra cables de alta tensión y deslizándose por ellos… con tal tino que cayó en la embajada de Colombia en Caracas (menos mal que la de El Salvador, España y Francia no quedaban cerca). Y a pesar de las presiones del Gobierno contra la embajada, rodeada por gente que coreábamos aquello de: colombianos, amigos, concedan el asilo; lo concedieron, porque a diferencia de otros países cómplices, que fingen ser pendejos (son cabrones) los neogranadinos sabían que en Venezuela no había garantías de justicia para nadie. Tanto lo saben en muchas partes del mundo, que ningún juez norteamericano se atreve a enviar a Luis posada Carriles sabiendo que lo entregarían a las iras de basilisco.

carlos-ortega

   Luego fue el turno de Carlos Ortega. Fracasado el Paro Cívico, e intentado unírsele inútilmente al interinato de Carmona, contra el presidente de la CTV se lanzó todo tipo de ataques. Tanto que lograron encarcelarlo. Pero no fue a una prisión común, habiéndose escapado el viejo Houdini, lo encerraron en una cárcel militar. ¿Qué era ilegal e inconstitucional? No importa, para eso se tiene el poder y se es revolucionario de izquierda, para usar las leyes contra los demás pero no para aplicármelas a mí. En esa cárcel, vigilado por cámaras, con camisa de fuerza y el bozal de Hannibal, el caníbal (imagino que creían haber atrapado a El Guasón), Carlos Ortega escapó. ¿Cómo? Todavía no se sabe. Algunas versiones dicen que salió con la visita, disfrazado de mujer (y debió verse horrible, porque hombrecito pa’ feo), ya que presentaba cierta semejanza con la mamá de un poderoso Comandante. Ortega, después de muchas cabriolas, terminó en el Perú, al salvo en el Perú amigo que siempre ha estado del lado de los venezolanos, sin mendigar mendrugos petroleros a cambio de dignidad.

patricia-poleo

   Patricia Poleo escapó en medio de la noche. Algunas informaciones aseguran que un bote militar la llevó fuera de aguas territoriales. A esta aguerrida periodista venezolana, quien andaba tras los verdaderos autores intelectuales de la muerte de Danilo Anderson, fiscal todopoderoso de la revolución en ese momento (de ella el antiguo Fiscal General, Isaías “enfermo” Rodríguez, llegó a decir que había que investigarla porque publicaba informaciones demasiados exactos), se le involucró como autora del asesinato. Un hombre salido de la nada, a quien Isaías Rodríguez miró a los ojos encontrando en ellos dolor, verdad y sinceridad (así lo dijo, no lo invento yo), escuchó al hombre decir que estuvo presente en la selva panameña el día tal, planeando ese crimen con la Poleo y otros. Qué ninguno de los implicados, la Poleo incluida, hubiera estado fuera del país para la fecha, significó nada, debieron tener dobles (así lo dijo también Isaías… aunque tampoco encontró a los dobles). Contra la mujer había una orden de detención para llevarla a una prisión militar donde, entre risas, decían que ya la esperaban los cubanos para doblegarla. Todo se filtró, y mientras la mujer dictaba una clase le llegó el aviso, de parte de aquellos que sabían porque eran quienes debían detenerla. Y con dolor y rabia, Patricia partió. A Colombia primero, Miami después.

eduardo-lapi

   El encarcelamiento de Eduardo Lapi, gobernador para el momento del estado Yaracuy, fue una maniobra para inhabilitarlo y permitir el triunfo chavista. Se quiso dar con él un ejemplo a los otros, a Rosales en el Zulia, a Morel Rodríguez en margarita. Eduardo Lapi fue acusado de actos que Hugo Chávez comete y confiesa a viva voz, pasándose las leyes y la constitución por el saco, sin que jamás se le halla llamado siquiera la atención. Actualmente la honorable Asamblea Nacional investiga a Manuel Rosales por un acto que parece ínfimo, comparándolo con el monto de la malversación, robo y peculado de uso practicado por Hugo Chávez, enviándoles regalitos a sus hombres en Bolivia, Nicaragua y Ecuador. Lapi, preso… desaparece también. ¿Cómo? Aquí no se quiso ni especular. Al parecer se encuentra en el Perú. Allí está a salvo.

 

   Es cuando uno tiene que concluir, ¿sólo hay un incompetente en el régimen ‘socialista’? No, si el Gobierno controla todas las policías, fiscalías y tribunales, amén de las fronteras con la guardia nacional, ¿cómo se les escapan tantos? Misterios revolucionarios. Ojalá Nixon encuentre gente decente y valiente que lo ayude o le permitan continuar. No vayas a buscar ayuda en Francia, ahí sólo atienden a ricos y famosos, España queda descartada, Argentina está desvastada y en Brasil impera el más salvaje rastacuerismo; ten cuidado con Centro America, con su cobardía Tony Saca, el salvadoreño, puso en duda toda la zona.

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: