FIDEL CASTRO Y OTRAS BELLAQUERÍAS

el-satrapa1

   -La Bachelet cayó solita…

 

   Lo bueno de la historia reciente (e históricamente hablando cincuenta años fue ayer), es que puede comprobarse buscando a los protagonistas, leyendo lo que escribieron u oyendo lo que dijeron. Cuando no están, quedan sus allegados quienes al preguntarles se les va el yo-yo. Una de esas figuras que contaba con que la historia lo absorbiera (no contaba con nosotros), es Fidel Castro. Jamás sentí admiración por este tipo aunque era seguidor del bloque soviético, cuando creí en la lucha del proletariado… gente vigilada y sometida por tipos como el Putin, el cual sigue mandando todavía (y por los siglos de los siglos).

 

   A Fidel jamás lo quise porque desde muy muchacho entendí que buena parte del atraso de la America Latina, de su dolor en violencia y muertes, y del éxodo al que se vieron sometidos esas naciones a la gran metrópoli del Norte, se debió a la demencia de este sanguinario dictador. Su exportación de la violencia fue la causante de los únicos muertos en escaramuzas bélicas ocurridas en suelo patrio venezolano, aunque ahora eso se ha olvidado. Y no hablo de la guerrilla, las FARC, de esos bandidos hemos sabido toda a vida que son enemigos de Venezuela y su paz, como lo son de Colombia. Hace tiempo leí algo que Rafael Poleo le dedicó al tirano del Caribe, que me gustaría compartir. Veamos:

……

 

A SANGRE FÍA

Por Rafael Poleo.

 

   Fallecido Fidel castro, que virtualmente ya lo está, se abrirá un análisis menos complaciente de su paso por el poder.

 

   En cuanto nos compete, registremos que este asesino en serie desde el principio vio a Venezuela como su fuente natural de financiamiento. El dinero fue a base de su ascenso y mantenimiento en el poder. Originalmente lo financió el Chase Manhattan, a través de gente como los dueños de Bacardí. Este grupo había sido muy perjudicado por Batista y sus socios de la mafia, la cual manejaba el turismo, la prostitución y las drogas. Intereses relacionados con el  Bank of America. De allí salía dinero para comprar la corrupta oficialidad cubana, que simuló incapacidad para aislar a Fidel en un terreno tan fácil como el de la isla. En eso consistió el talento militar de Castro.

 

   Apenas cayó Pérez Jiménez, el dinero venezolano fluyó para alimentar a la guerrilla cubana (“Un bolívar para la Sierra Maestra”). Cuando asumió el poder, Fidel Castro lo primero que hizo fue venir a pedirle dinero a Rómulo Betancourt, presidente electo venezolano. El Zorro de Guatire lo echó con cajas destempladas. Después fue a lo mismo en Estados Unidos. El ex presidente Truman se dirigió a su sucesor, el estólido Eisenhower, para aconsejarle que lo ayudara, porque sí no lo harían los rusos, como efectivamente ocurrió.

 

   Todo esto abona la tesis de que Fidel no fue comunista, ni revolucionario, ni socialista ni leches. Si hubiera sido un checo de 1935 hubiera sido nazi. Cualquier cosa que sirviera a su locura de poder total. En general, estos dementes que arruinan y humillan a sus pueblos con tal de mandar hasta la muerte, echan mano de cualquier coartada ideológica que maquille su demencia.

 

   Me viene a la memoria Radamés “Pajarito” Larrazabal, comunista de pura cepa. En los corredores de aquel Congreso Nacional donde los diputados no veíamos pornografía en Internet, me dijo: “No sigan llamando comunista a ese carajo. Ése lo que es, es loco”; refiriéndose a cierto Comandante llegado al poder en este país. Estoy de acuerdo con todo, pero por razones legales me declaro formalmente ajeno a lo último.

……

 

   Pero los crímenes de Fidel Castro no son únicamente atribuibles a él. Desde hace más de cuarenta años el mundo sabía, y sabe, lo que ocurre en la isla. Pero allí no hay oro ni petróleo, sólo carne mulata, y esa gente no importaba. Y en cuanto a cierta intelectualidad de izquierda en Europa y Estados Unidos, que rompen lanzas por cada pelo de la rala barba, se conoce que muchos son muy aficionados a la carne muy joven y morena del gentilicio antillano. Y como en Europa eso es muy vigilado, le agradecen a la vieja matrona caribeña. Eso siempre los ha obligó a cierta defensa del criminal.

 

Julio César.

2 comentarios to “FIDEL CASTRO Y OTRAS BELLAQUERÍAS”

  1. mario Says:

    ati tambien la historia te absorbera
    bueno aun sea en el estierkol de la historia
    tu eres el uniko k ase k los pueblos no abanses estoy seguro k tu kres en los partidos politikos pero bueno no kiero perder mas tiempo kon tigo yo no0kreo en fidel kreo en el pueblo de cuba

    • jcqt1213 Says:

      absoverme no le llevara tanto tiempo, no he matado a nadie, mario. y te quedó redonda la frase de cobardia y facilismo: yo no creo en fidel, creo en el pueblo de cuba. imagino que todo colaborador nazi decía lo mismo mientras asesinaban en nombre de una nueva era.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: