OYE… ¿QUE DICEN?

MAMADA GAY

   ¿Puede haber algo mejor que encontrar tras una duna en la playa? Hay un chico que gime ahogado siendo alimentado rudamente por otro, un carajote de cuerpo sólido, masculino y bien definido, que gruñe ronco, viril, mientras lleva y trae cada pedazo de bocado caliente y duro que el otro devora con gusto, mientras ya hay otro esperando, ansioso, listo para tomar el lugar del carajote y alimentarlo más aún… cosa que encanta al goloso chico.

MUSCLE GAY

   Siempre pasa, ¿cierto? En los vestuarios de los balnearios están esos carajos grandes, sólidos, de cuerpos que provoca tocar para ver si son reales, y nos encanta verlos ligeritos de ropas, con bikinis que apenas contienen sus bojotes, o como en este caso escapado totalmente hacia la dura libertad. También es posible ver al chicuelo goloso, entregado y ávido, atendiendo a sus mayores, quienes gustosos se dejan atender, llenando al muchacho de cálidas y deliciosas gratitudes.

Julio César.

NOTA: En serio, me gustaría entender el inglés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: