EL POLICIA DISPARA…

POLICIA GAY

   El largo tronco de la ley no se detenía…

   Vergatti era un agente de policía arrecho. No dejaba pasar ninguna infracción: un ejecutivo hablando por celular, un estudiantillo en moto sin casco, un obrero cruzando una avenida fuera del rayado… era detenido y enfrentaba el duro garrote de la ley. Tenía un lugarcito donde los detenía y revisaba, tras ellos, metiendo mano entre las piernas, sobando duro por las nalgas. Algunos se molestaban pero se la calaban, otros se inquietaban desconcertados y abrían un poco más las piernas. Otros temblaban de expectativa esperándolo, cerrando los ojos cuando la mano enguantada frotaba entre sus glúteos. Pero Vergatti no los dejaba escapar al procedimiento. Cada uno debía soltarle la lengüita caliente en un beso mordelón, para someterlos, para que luego mamaran bastante y sabroso de la porra legal. Y cuando los chicos pensaba que todo terminaba al tomar cada gota del ardiente, abundando y espeso regaño, unos esperanzados (aunque pensando que no era tan malo) y otros con temor de que fuera todo, Vergatti sonriendo, daba la fría orden: “Pantalones afuera y culo al aire…”. Sí, las infracciones se pagaban hasta el final, en medio de jadeos, gritos y estremecimientos, aunque… por alguna razón, muchos reincidían en sus faltas. Vergatti nunca descansaba.

Julio César.

Una respuesta to “EL POLICIA DISPARA…”

  1. pablo Says:

    como me gustaria mamarle el pene a un poli y entrg
    ar mi culito yf seria ni sueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: