AMOR AL EJERCICIO

TOMA LO TUYO

   -Hummm… -sólo gemía medio meciéndose entre sus piernas.

   A Sebastian, flojo de siempre, ahora le encantaba el gym y su entrenador personal, quien siempre lo ponía a punto de caramelo… y le daba más. Mucho más… en las duchas, mientras el agua caliente los bañaba y él gritaba encaramado sobre su tranca dura.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: