LO QUE LE GUSTA AL NIÑO

SEXY BOY

   -Claro, uno boxers… porque es lo que se espera. Pero cuando voy a esos momentos especiales, me pongo mi tanguita, suave, chiquitita y que abulta rico. Me abro la camisa para que sus ojos se recreen, casi siento como me tocan las tetillas, me soban los pectorales y me pasan las lenguas ávidas por el abdomen. Es cuando abro el cierre, y veo como abren los ojos y las bocas, y escucho que contienen la respiración con tan sólo ver la telita. A veces les doy la espalda, para que gocen de mirar la tanga casi metida entre mis nalgas, sabiendo que eso les hace desear caer y tocarla, acomodándomela, o metiéndola, o quitándola con los dientes. Mira, ese vestuario del equipo de básquet en la escuela es una locura cuando uso, por ejemplo, mi tanga atigrada.

TIO MUSCULOSO

   -Le dije, “te esperaba”, y me respondió con pesar “tú no me quieres, o me estarías esperando con un hilito dental bien metido entre las nalgas”. Había tal dolor en su voz que le dije rápidamente “no, papi, la tengo debajo, quítame esto y ven por lo tuyo”.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: