AL NATURAL

BEBEZOTE

   Los amantes de la naturaleza reconocían toda esa belleza…

   Espera, el joven dorado, bonito, de piel suave como melocotón, aguarda. Llega, sonríe elevando el rostro al sol, tiende una manta y se despoja de sus ropas. Sonriendo. Y espera por la llegada de los campistas. Quiere conocer amiguitos, o a esos rudos camioneros que pasan no muy lejos. Ya arde de ganas por… conocerlos. Y todo el que pasaba quería conocerlo, darle la mano, y mucho, muchísimo más, mientras ruedan por la grama, jugueteando como niños.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: