YOLANDA JAIMES, MAGISTRADA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA, FINGE LO QUE EL PRESIDENTE PADECE…

REGIMEN ABUSADOR   El pasado domingo, en resúmenes presentado en Globovisión, como hace todo el mundo que quiere saber (¿quién ve “Alo Presidente” ya?), me tocó ver al presidente Chávez desesperado y encolerizado, exigiéndole a Obama que cortara toda relación con Honduras, que confiscara cuentas y sacara al ejercito de allí; que los ahogara para que les regresara el país a él y al ALBA. Y lo decía en serio. En su extravío mental, el Presidente cree que otros mandatarios confunden, igualmente, presidencia con patente de corso para hacer lo que le da la gana sin dar explicaciones o pedir permiso. Él supone que como aquí le ordena a la Fiscal General y al Tribunal Supremo qué hacer, en todas partes es igual. Pero no lo hace, creo, ni por maldad, sino por extravío y por la complicidad de funcionarios mediocres que jamás le aclararon el punto. Él imagina que Obama puede pararse frente a un televisor y decir “embargamos al país tal, el ejército se me sale hoy, la banca me congela esas cuentas”.

   Al pobre presidente Chávez no le pasa por la cabeza que para embargar a un país, Obama tiene que llamar al Congreso (bueno, ni Roosevelt pudo declararle la guerra al Eje después de Pearl Harbor sin consentimiento del Congreso); que para congelar cuentas tiene que hablar con jueces, y para movilizar tropas tiene que preguntarle primero al Pentágono. Porque Estados Unidos no le pertenece a Barak Obama, como Evo Morales cree que Bolivia le pertenece, o Rafael Correa lo cree de ecuador y Chávez jura de Venezuela.

   Algo parecido le ocurre a una magistrada del Tribunal Supremo de Justicia, Yolanda Jaimes. Como Chávez quiere acabar con la propiedad privada, robarle a todo el mundo lo que tiene para dejarlo en la indefensión y que se someta por miedo al régimen, ataca las propagandas donde CEDICE advierte contra esta práctica abusiva de regimenes dictatoriales. La propaganda donde una mujer embarazada, sumamente triste, se cubre con sus manos sus zonas pudorosa, lo único que un brutal regime le ha dejado para cubrir su necesidad, el grupo de mujeres chavistas de esto y aquello lo denuncian como un ataque a la serenidad y paz mental de Venezuela, como parte de una política de terror, como sí el miedo a perder lo poco que se tiene, desatado desde el Gobierno cada vez que Chávez dice que en este país nada es de nadie como no sea de su familia y de Diosdado Cabello, no aterrara bastante; pero Yolanda Jaimes jamás se pronuncia contra eso, se pronuncia ahora porque una juez que parece saber de leyes (nadie apuesta mucho por su permanencia en el cargo), dictaminó que dicha propaganda no era una ofensa para la dignidad de las mujeres y por lo tanto no tenía porque dejar de ser transmitida.

   Las chavistas, con la Magistrada a la cabeza, salen a decir que eso no es así, que es denigrante y obsceno; aparentemente desconoce, en este caso Yolanda Jaimes, el concepto de arte, que lo que es feo para unos, es bello para otros. Que nadie puede alegar que es una ofensa a la dignidad pues el arte es subjetivo. Y es aquí donde cae en el exceso de fingir extravío, como Chávez, y creer que ella tiene la capacidad para dictaminar qué es una cosa y qué la otra. Aparentemente la única manera de lograr sacar las propagandas de circulación es que la modelo diga que se siente ultrajada, porque es ella, y entonces sí procede dicha causa. La pobre Magistrada, en el esfuerzo de reforzar las órdenes de Chávez, cae en el manido cuento de la dignidad de la mujer maltratada y la violencia mediática, término que se inventaron para sancionar a cualquiera que hable de sus tropelías o desmanes.

   Aparentemente no es violencia cuando la Presidenta del Tribunal amenaza, delante de todo el mundo, a una reportera por hacerle una pregunta que no pudo responder; tampoco que a las mujeres que van obligadas a las marchas para no peder sus empleos, les exijan vestir de rojo. En todo eso, está mujer acomodaticia, no ve señales de abuso o ataque a la mujer. Pero lo peor de ella y el grupito que intentan secundar los desmanes del Gobierno, es que fingen hacerlo por un bien superior como si todo el mundo no se diera cuenta de la trastada.

   No debe ser fácil para esta gente, con esta clase tan elemental de razonamiento, engañar al país. Bueno, ni lo intentan, sólo dan declaraciones para las galerías, intentado dar un viso de legalidad a lo que todas luces no es más que una judicatura del terror. Seguro que si la ponen, explica por qué los nazis tuvieron que hacer lo que hicieron. Ya parece un régimen de dementes, de gente que perdió totalmente el contacto con la realidad.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: