SEGUID EL EJEMPLO QUE CURIEPE DIO

CURIEPE ALZADA

   Esta es la historia de un pequeño país dominado por una clase bruta y brutal. En Caracas, capital de la nación, el fin de semana pasado mataron a treinta y dos personas. En lo que va de año ya son más de cinco mil muertes por la violencia. El Estado nada hace, el Presidente se preocupa porque en una revuelta en Honduras mataron a tres personas, lo que califica de brutal e intolerable. El ministro del Interior y Justicia, Tarek Al Aissaime, que debería garantizar la seguridad, anda pendiente de acorralar a Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, y de echarle la culpa de su estruendoso fracaso, todos esos muertos que le importan un carajo, a los demás.

   En este clima, Liliana González, la arrecha alcaldesa de Curiepe, porque es chavista y cree que puede hacer lo que le da la gana, manda a la Guardia Nacional a desalojar un módulo de la policía de Miranda, adscrita a la gobernación de Henrique Capriles Radonsky. Lo hace por eso, porque es chavista y cree que el municipio le pertenece a ella, que toda esa vaina es suya y con lo suyo hace lo que le da la gana. Es arrecha y quiere el módulo para que el marido monte algo allí, un consejo de no se sabe qué carrizo, porque el hombre parece que no tiene oficio y ella debe resolvérselo. En un país donde la delincuencia juega garrote y mata impunemente ante la ineptitud de quienes deben combatirla, a la insensata mujer no se le ocurra nada más brillante que enviar a la Guardia Nacional a desalojar de un módulo a unos agentes policiales, que al menos bulto hacían.

   Y caen en la mañanita, cien efectivos de la Guardia Nacional lanzando bombas lacrimógenas contra un módulo y planeando a diez agentes. Cien contra diez. Más tarde el insensato que comandaba el ataque, hablaría de cumplir con su deber, tal vez imaginando que alguien le creería, como si VTV o VEA fuera seguido por alguien. Ante la dantesca escena, y en rechazo a la arbitrariedad de una mujercita que tampoco le garantiza la seguridad a nadie en su municipio (pero que bien protegida está), los vecinos se alarmaron. Ellos votaron por Chávez, pero aquello era el colmo, no era política, ni Capriles, era la seguridad; la vida de ellos que la irresponsable e inepta funcionaria ponía en peligro. Y se alzaron, se fueron contra la Guardia Nacional exigiéndoles que regresaran el módulo. Pero así como no hay mano dura contra el hampa que mata a diestra y siniestra, muchos menos para impedir el narcotráfico o la actuación de grupos armados, la Guardia Nacional arremetió contra los vecinos, con un enorme saldo de heridos.

   Estaban armados y actuaron con brutalidad, porque así se los ordenan y porque el honor hace tiempo no lo divisan, ni lo necesitan mientras halen mecate al poder, y por indicaciones de una mujercita enferma que cree que ella es el Pueblo de Curiepe. Es que ya han perdido el contacto con la realidad, mientras más corruptos e ineptos, más soberbios. Ahora Curiepe está en tensa calma. La gente no come cuentos, pueden querer a Chávez, pero lo saben lejos botando plata para comprar el amor de esos hombres fuera del país, saben que ellos necesitan protección en las calles, en la esquina. No le será fácil a la aberrada esta quitarles la policía.

   Pero ya salió ella, Liliana González, la que arbitrariamente tomó la medida de dejar a Curiepe sin protección, y Tarek Al Aissaime, el más inepto en una larga lista de ineptos, a decir que nada de eso fue culpa de ellos; son tan buenos evadiendo sus responsabilidades. La culpa, como no, es de Capriles Radonski, porque… algo hizo que obligó a la gente a molestarse e ir a defender ese pequeño módulo, con pocos policías, que algo de seguridad brinda. Y ese es el drama de la revolución; esta se cae a pedazos bajo el peso muerto de gente tan ilustre como Liliana González y Tarek Al Aissaime, gente que de no ver a otros, caminarían para atrás. Hoy Curiepe ve con desconfianza al chavismo, las familia de los treinta y dos asesinados el fin de semana pasada, maldicen en sus corazones el Proceso. Mañana, cuando intenten tomar un módulo asistencial, o un colegio, alguien podrá gritar con arrechera: “No joda, vamos a hacer como en Curiepe, esto ya no lo aguanta nadie”.

   Y Chávez buscando conspiraciones y enemigos afuera.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: