SEXO OCUPACIONAL

COMIENDO GUEVO

   -No te lo tomes todo, niño goloso; también quiero alimentarte el culo…

   -Hummm… sí. –gimió entre mamadas, el fornido asistente del deposito, atendiendo al paramédico. Siempre era así en la morgue, cuando el muerto se levantaba, había que tumbarlo.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: