DEUDAS DE HONOR

NEGOCIANDO DEUDAS

   La expresión “mámate un güevo”, se cumplía…

   …En aquellos que perdían. Dos hombres luchaban como gladiadores en el mundo empresarial, desando triunfar, pero también venciendo a su oponente. En este caso en particular, Jacinto siempre perdía frente a Tomás, quien riendo le gritaba: “en tu cara, mamagüevo, en tu cara ten vencí. Abre es boca y paga”. Y Jacinto pagaba, de rodillas en la oficina de Tomás, o en la suya, o en los sanitarios o en el cuarto del café, el cual endulzaba con leche. Y Tomás, sonriendo meneaba sus caderas, cogiéndole la boca, llamándolo perdedor. Parecía no notar que con él, Jacinto perdía siempre, ¿por qué? Tan sólo Jacinto sabía:

  “Hummm… pero que güevo más sabroso”.

Julio César.

Una respuesta to “DEUDAS DE HONOR”

  1. Leo Says:

    oye cabroncete, me encanta leerte, ojala te animas y escribas más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: